23 junio, 2024
infocomunas.com.ar
CULTURA

Homenaje al Tercio de Gallegos: Recuerdan la unidad miliciana de infantería creada en 1806

En el barrio de Boedo, en el año 2000, la Junta de Estudios Históricos, con la valiosa colaboración del Sr. Julio Timo, llevó a cabo un emotivo homenaje al Cuerpo Voluntarios de Galicia. Este cuerpo, también conocido como el Tercio de Gallegos, el Batallón de Voluntarios Urbanos de Galicia, el Tercio de Voluntarios Urbanos de Galicia, el Batallón de Galicia o el Batallón de Voluntarios de Galicia, fue una unidad miliciana de infantería formada el 17 de septiembre de 1806 por voluntarios gallegos residentes en Buenos Aires. Su creación fue una respuesta a la primera de las Invasiones Inglesas al Virreinato del Río de la Plata. Sin embargo, en enero de 1809, el Tercio de Gallegos fue disuelto debido a su participación en la Asonada de Álzaga.

El ingeniero militar Pedro Antonio Cerviño, oriundo de Campo Lameiro, Pontevedra, fue el primer jefe de esta unidad. El cuerpo se formó en base a la proclama emitida por Santiago de Liniers el 6 de septiembre de 1806, en la cual instaba al pueblo a organizarse en cuerpos separados según su origen. Los voluntarios fueron reclutados de la “Congregación del Apóstol Santiago el Mayor, de Hijos y Oriundos del Reyno de Galicia” y de la Escuela de Náutica, fundada por Cerviño. José Fernández de Castro, segundo comandante del tercio, y la mayoría de los voluntarios provenían de la primera institución, una especie de asociación mutual gallega. El 12 de septiembre de 1806, fueron convocados a presentarse en el Fuerte de Buenos Aires.

Dentro del cuerpo, se estableció la elección del comandante y los oficiales por parte de la tropa. La buena instrucción del tercio hizo innecesario asignarle soldados veteranos para su entrenamiento. Las banderas del Tercio de Gallegos fueron bendecidas el 1 de noviembre en la catedral de Buenos Aires. Durante el ataque británico a la ciudad el 4 de julio de 1807, el Tercio de Gallegos formó parte de la División del Centro (Bandera Blanca) y se distinguió en la defensa del Retiro, donde la Compañía de Granaderos del tercio, sin municiones, logró romper el cerco británico a punta de bayoneta.

Con el paso de los años, el magnífico mural que recordaba al Tercio de Gallegos comenzó a deteriorarse. Afortunadamente, generosos vecinos encabezados por el Sr. Eduardo Sabato y algunos artistas se hicieron cargo de su restauración, logrando que hoy luzca como recién inaugurado. Este homenaje es un recordatorio de la valentía y el sacrificio de aquellos gallegos que defendieron Buenos Aires en tiempos de guerra.

Related posts

Disfrutemos BA: danzas en el Jardín Japonés

Mujeres del rock, en la Usina del Arte

Christian Evangelista, Delegado de las Murgas Porteñas, participó de BOEDO OTRA MIRADA